Resumen

El manejo convencional de los procesos trombóticos y de los desórdenes cardiovasculares ha tenido por muchos años a la aspirina, heparina y anticoagulantes anti-vitamina K como drogas de elección. La historia del descubrimiento y desarrollo de los agentes antitrombóticos clásicos es rica por sus lecciones de historia de la ciencia. Cada uno ha tenido su propio escenario, con numerosas dificultades, intereses económicos y la participación de personalidades de diferentes países y disciplinas. Su descubrimiento ha aportado elementos valiosos para la comprensión de la biología vascular y la fisiología de la hemostasia y la trombosis.