Resumen

La leucemia mieloide aguda (LMA) es una enfermedad clonal con mucha heterogeneidad genética que se caracteriza por la acumulación de alteraciones somáticas en las células progenitoras hematopoyéticas que alteran los mecanismos normales de auto renovación, proliferación y diferenciación. Su incidencia es de 3-4 por 100.000 personas por año, con una edad mediana al diagnóstico entre 66-71 años, manteniéndose estable en los más jóvenes e incrementándose en los mayores de 75 años. Los síndromes mielodisplásicos (SMD) constituyen un grupo heterogéneo de enfermedades clonales adquiridas de las células progenitoras hematopoyéticas de la médula ósea. Se caracterizan por una hematopoyesis inefectiva, que se presenta clínicamente con citopenia y displasia de una o más linajes hematopoyéticos y con riesgo de transformarse a leucemia. De manera similar a la LMA, su incidencia aumenta con la edad, siendo la mediana de edad al diagnóstico entre 70-74 años, su evolución a leucemia está asociada a un peor pronóstico que las primarias, constituyendo entre un 25% de las leucemias, con una incidencia que se incrementa con la edad.