Una escalera al SciELO
PDF

Cómo citar

Ceresetto, J. (2022). Una escalera al SciELO. Revista Hematología, 26(1). Recuperado a partir de http://revistahematologia.com.ar/index.php/Revista/article/view/426

Resumen

Estimados socios y amigos:
Con enorme placer les comunico que después de mucho esfuerzo y años de trabajo finalmente conseguimos que nuestra querida revista HEMATOLOGÍA ingrese al Núcleo Básico de publicaciones electrónicas de Argentina del CONICET mediante la resolución 2021-2245-APN-DIR#CONICET fechada el 16 de diciembre 2021.
Y con esto llegamos al último escalón de una larga escalera que emprendimos hace una década con el objetivo de indexar a la publicación y órgano oficial de difusión de la Sociedad Argentina de Hematología.
Ya estamos muy cerca del SciELO (Scientific Electronic Library On line) que es la biblioteca electrónica iberoamericana por antonomasia, encargada de almacenar y distribuir gratuitamente las comunicaciones científicas en soporte electrónico en español. A partir del ingreso al núcleo de publicaciones electrónicas, un último paso queda por dar y es que luego de revisar toda esta evidencia de la calidad de HEMATOLOGÍA participemos como muchas otras revistas médicas de SciELO.
Otras publicaciones prestigiosas que ya han ingresado al Núcleo Básico de Argentina y a SciELO, regulado por el CONICET, son las revistas de la Sociedad Argentina de Cardiología, de Endocrinología, de Reumatología, de Dermatología, de Ortopedia y Traumatología, de Cirugía, de Salud Pública, de Microbiología y de Radiología. Todas ellas especialidades médicas que participan de un reconocimiento por sus publicaciones y que muestran inquietud de espíritu y necesidad de expandir el conocimiento científico. Ése es el objetivo de HEMATOLOGÍA. Ya estamos a un peldaño de conseguirlo.
Déjenme hacer un breve repaso de este largo camino, de esta verdadera escalera al SciELO.
En enero del año 2012 con la nueva Comisión Directiva presidida por el Dr. Gustavo Kusminsky se plantea un aggiornamento de la revista HEMATOLOGÍA. Estos vientos de cambio se convierten en una propuesta para rotar la dirección de la publicación con una nueva tapa, nuevas secciones y un objetivo concreto, conseguir la indización de HEMATOLOGÍA. Deja su puesto el Dr. Carlos Ponzinibbio, que pasa a formar parte del Consejo de Educación de la Sociedad, e ingresa el Dr. José Ceresetto como director y la Dra.
Cristina Duboscq como secretaria de la revista. El nuevo Comité Editor de la revista se formaliza con los Dres. Andrés Brodsky, Regina Kohan, Gustavo Chiappe, Marta Martinuzzo, Dorotea Fantl, Arturo Musso, Marcela Gutiérrez y Paola Ochoa. En aquel lejano momento surgió la idea de que para sostener a la revista debíamos lograr la independencia económica mediante la autogestión con un equipo independiente de comercialización y que debíamos estar por lo menos indexados en la Biblioteca Virtual Iberoamericana. De otro modo solo seríamos un simple agente de propaganda de la Sociedad Argentina de Hematología que dependía del organismo dirigencial de turno y de la buena voluntad de alguno que otro taciturno colega que, a costa de su tiempo personal, escribiera algo relacionado con la profesión. Así que nos planteamos seriamente cambiar nuestra propuesta con los laboratorios para autogestionarnos y empezamos a interesarnos en cómo se podía ingresar a SciELO.
La independencia económica de la revista la conseguimos rápidamente con el apoyo de la industria y de las diferentes CD de la SAH. Y con el aporte de nuestra primera productora Mariel Culino y su sucesora y encargada desde 2014 de la comercialización y producción de HEMATOLOGÍA Mariela Escalante. En estos años la revista tuvo superávit económico y esto nos permitió costear los gastos de publicación, impresión y distribución. Incluso nos permitió conseguir fondos para los números extraordinarios, suplementos especiales y tecnología digital.
El gran problema era ingresar en una biblioteca virtual para que nuestros trabajos y publicaciones puedan ser apreciados y reconocidos por nuestros pares. Ése era el gran desafío.
Para indizarnos, el primer paso era contar con una revista de calidad y completar los diferentes requisitos solicitados por la entidad de la que queríamos participar. En Argentina existe una biblioteca virtual regulada por el CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) denominado Núcleo Básico de publicaciones electrónicas de Argentina . La otra alternativa que teníamos, y que todos conocemos, era ingresar en PUBMED, que es la principal base mundial de datos con citaciones y resúmenes de artículos de investigación biomédica. Pero esto era mucho más complejo como primer escalón, había muchos criterios con los que no contábamos y se necesitaba que la publicación de HEMATOLOGÍA sea en idioma inglés por completo, y esto estaba en contra de la política de difusión de la revista, ya que necesitábamos que los hematólogos de Argentina al menos se acostumbren a escribir en nuestra propia lengua. PUBMED en muy pocas oportunidades acepta una revista escrita en español, como ocurrió con la revista MEDICINA hace 82 años, en otra época y en otro siglo. En la actualidad sólo si se traduce la publicación al inglés en forma completa se puede ingresar a MEDLINE. Así que decidimos ir por el núcleo básico y por la biblioteca electrónica SciELO que depende del CAICYT (Centro Argentino de Información Científica y Tecnológica), organismo del CONICET.
Hasta el año 2012 la revista había contado con dos directores: el Dr. Osvaldo Gioseffi, su fundador, y el Dr. Carlos Ponzinibbio. Ambos lograron que HEMATOLOGÍA se publique en tres números por año, pero a pesar del cariño y enorme esfuerzo personal que pusieron, se escribían tan sólo cuatro o cinco artículos originales por año.
Para indizarnos en SciELO se requerían al menos 4 o 5 artículos originales por cada volumen , un número inalcanzable por entonces. Muchos colegas miraban a la publicación de la SAH con cierto recelo, como si fuera un boletín informativo más que una publicación científica. Cuando me integré al Comité Editor de HEMATOLOGÍA en enero del 2000 muy pocos confiaban en que nuestra revista sobreviviría. Me acuerdo todavía de Osvaldo, para muchos la imagen viva de “Dany de Vito”, despotricando contra los “prestigiosos colegas” que sólo escribían para revistas internacionales y ninguneaban a la revista de la Sociedad. Y la realidad era que una revista no indizada no podía competir contra el monopolio de las publicaciones internacionales. El problema es un verdadero círculo vicioso, porque al no estar incorporados en las bibliotecas virtuales, HEMATOLOGÍA no era una alternativa para muchos investigadores que necesitaban que sus trabajos se publiquen en revistas con alto impacto para seguir recibiendo los fondos y el reconocimiento para sus nuevos proyectos. Pero no se puede ingresar a estas bibliotecas sin contar con un mínimo número de trabajos originales de investigación que no teníamos. Así que nos propusimos estimular y promover la escritura de artículos médicos entre los colegas hematólogos.
Entre 2012 y 2013 se crean nuevas secciones para motivar la publicación desde diferentes áreas de la especialidad. Así surge el capítulo de PEDIATRÍA, de NUEVAS DROGAS EN HEMATOLOGÍA, de LABORATORIO, IMÁGENES EN HEMATOLOGÍA, la editorial del YO OPINO, una sección de HISTORIA DE LA HEMATOLOGÍA ARGENTINA, y los ATENEOS DE LA RESIDENCIA, pensados para que los jóvenes profesionales que se están formando empiecen a incorporar durante el Curso Superior de Especialista en Hematología el hábito de escribir un texto para sus compañeros. Se cambia el Reglamento de Publicaciones de la revista con un formato más amigable. Se organizan talleres de escritura, se estimula la redacción de artículos desde el Curso Superior de Hematología con las secciones de ATENEOS ANATOMO-CLÍNICOS DE LA RESIDENCIA. Se promueve intensamente que los trabajos premiados en congresos y jornadas no terminen como un simple abstract sino que se escriba el artículo completo para ser publicado. Se realizan reuniones semanales con la dirección de la revista para activar y agilizar las publicaciones. Se inician los primeros contactos en el NÚCLEO BÁSICO de publicaciones argentinas para poder INDIZARNOS.
Entre los años 2014 y 2015 HEMATOLOGÍA ingresa a LATINDEX (Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal) y también ingresamos en la base de datos de la biblioteca virtual LILACS (Literatura Latinoamericana y del Caribe en Ciencias de la Salud) con sede en San Pablo, que antiguamente se denominaba BIREME (Biblioteca Regional de Medicina). Se presentan los primeros documentos para ingresar en el Núcleo Básico a cargo del CAICYT del CONICET. El dictamen resultante fue que para ingresar teníamos una estructura y calidad adecuadas, pero QUE SE NECESITABAN MÁS ARTÍCULOS ORIGINALES. Nos bajaron el pulgar en el primer intento. Era el talón de Aquiles de la revista. Nos caímos de la escalera en el primer escalón.
En 2015 y 2016 INTENSIFICAMOS la búsqueda y estímulo para publicar en la revista artículos originales.
Hay una Carta del Director sobre la necesidad de publicaciones y de escribir en castellano. Se consigue que los trabajos a premio del Congreso Argentino de Hematología se puedan presentar en HEMATOLOGÍA.
Hay un compromiso para además publicar los trabajos a premios del congreso del Grupo Cooperativo Argentino de Hemostasia y Trombosis (Grupo CAHT) que se presenten en la revista. Se plantea que los REGISTROS DE LA SAH de las distintas patologías deberían publicar sus resultados en la revista al menos una vez por año, de tal forma de que todos los socios puedan contar con los valiosos datos de las patologías reportadas. En 2015 surge una nueva iniciativa y se realiza por primera vez un número EDUCACIONAL del CONGRESO de la SAH para estimular la escritura de conferencias y revisiones de alta calidad que todos escuchamos durante el congreso. Se difunde en Latinoamérica la revista para atraer otras publicaciones de diversos colegas hispanoparlantes. A pesar de que reconocemos que la principal dificultad es que, al no estar indexados en SciELO ni en PUBMED, muchos de los prestigiosos investigadores argentinos no obtienen puntaje por sus trabajos para conseguir becas de investigación y eso limita su buena voluntad para publicar en HEMATOLOGÍA.
En los años 2016 y 2017 se incorpora como corrector y revisor gramatical a Gustavo Chiappe, que se ha mantenido como una roca con la enorme tarea de corregir la sintaxis de un texto, pero a su vez entendiendo el contenido científico del mismo. Por entonces ya se consigue un número mínimo de artículos originales de cinco por número. Se suma como suplemento especial el Número Educacional del Congreso CAHT 2016.
Se ingresa al CONSORCIO ELECTRÓNICO de REVISTAS CIENTÍFICAS de ARGENTINA. Se ingresa a la plataforma de Open Access. En 2017 se publica el número EXTRAORDINARIO del PRIMER CONGRESO de TRASPLANTE DE MÉDULA ARGENTINO. El núcleo básico del CAICYT pone un nuevo requerimiento para ingresar: que la revista cuente con un nuevo sistema de ingreso de datos denominado OJS (Open Journal Systems) una plataforma de acceso a HEMATOLOGÍA más dinámica y moderna. Nos solicitaban al menos 2 años ingresados para aplicar y poder ingresar así al Núcleo Básico. Otro escalón más para llegar al SciELO.

PDF

Todo el material publicado en la revista Hematología (versión electrónica y versión impresa), será cedido a la Sociedad Argentina de Hematología. De conformidad con la ley de derecho de autor (ley 11723) se les enviara a los autores de cada trabajo aceptado formulario de cesión de derechos de autor que deberá ser firmado por todos los autores antes de la publicación. Los autores deberán retener una copia del original pues la revista, no acepta responsabilidad por daños o pérdidas del material enviado. Los autores deberán remitir una versión electrónica al correo: revista@sah.org.ar

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.