Resumen

La leucemia promielocítica aguda (LPA) es un subtipo de leucemia mieloblástica aguda (LMA) con características propias bien definidas y asociada a una traslocación cromosómica balanceada entre el cromosoma 15 y el 17 (t15;17) que resulta en un gen de fusión, el PML-RARα. Representa el 5-10% de las LMA. La introducción del ácido trans-retinoico (ATRA) cambió el pronóstico de la LPA, considerándose actualmente una enfermedad con alta probabilidad de curación, sobrevida prolongada y baja tasa de recaída(1-3). Sin embargo, la mortalidad inicial se ha mantenido estable, constituyendo la principal causa de falla terapéutica. La mayoría de las publicaciones excluyen a la mortalidad temprana en los análisis de sobrevida.


El tratamiento basado en la asociación de quimioterapia más ATRA consigue altos porcentajes de remisión completa (RC) en más del 80% de los pacientes(4), con elevada sobrevida global (SG) y sobrevida libre de enfermedad (SLE), pero también se observa una mortalidad en RC de 3 a 5% relacionada al uso de quimioterapia(4,5); por este motivo los efectos adversos a largo plazo de la quimioterapia es uno de los puntos a mejorar en este grupo de pacientes. La asociacion de trióxido de arsénico (ATO) más ATRA constituye una alternativa para disminuir las complicaciones de la quimioterapia.