Resumen

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), considerada desde marzo por la OMS una pandemia, es una infección altamente contagiosa causada por un nuevo coronavirus responsable del síndrome respiratorio agudo relacionado al coronavirus 2 (SARS-CoV-2). Apareció en Wuhan, Hubei, provincia de China, en noviembre de 2019. Puede predisponer a los pacientes a enfermedad trombótica debido a la excesiva inflamación (tormenta de citoquinas), activación plaquetaria, disfunción endotelial y estasis. El incremento del riesgo de muerte se asocia con un marcado incremento de los valores de dímero-D.
Actualmente es considerada como una coagulopatía asociada a COVID-19 (CAC). En particular, en embarazo, la infección por COVID-19 es un desafío excepcional para el sistema de salud. El primer caso en Argentina apareció en marzo 2020. En el embarazo se presentan los tres elementos de la clásica tríada de Virchow. El régimen óptimo de tromboprofilaxis en embarazadas con COVID-19 no está establecido. Nosotros trabajamos en base a lo reportado en publicaciones, en conjunto con nuestra experiencia y adaptado a los requerimientos hospitalarios. En embarazadas COVID-19 positivas que se hospitalizan se recomienda la administración de heparina de bajo peso molecular 40 mg/día enoxaparina o heparina no fraccionada en caso de cercanía de parto.
La prolongación de la tromboprofilaxis en pacientes externados, ya sea que continúen su embarazo o luego del parto, requiere de una estratificación en base a sus factores de riesgo y evolución del cuadro
infeccioso. En este trabajo revisamos la experiencia de otros países y describimos nuestras recomendaciones.