Resumen

El sarcoma mieloide (SM), también conocido como sarcoma granulocítico o cloroma, es una patología oncohematológica caracterizada por presentar proliferación extramedular de blastos de tipo mieloide en distintos estadíos madurativos. Puede presentarse en una única o en múltiples localizaciones,
ser primario (sin compromiso de médula ósea -de novo-), simultáneo a una leucemia mieloide aguda (LMA), síndrome mielodisplásico (SMD) o neoplasia mieloproliferativa (NMP) (de novo relacionada a patología mieloide) o presentarse como recaída de una LMA, SMD o NMPs (SM secundario).
El SM de novo es una entidad muy rara, con una incidencia de 2 casos por millón en población adulta,
con leve aumento de la misma cuando se encuentra relacionada a enfermedad sistémica (SM de novo relacionada a patología mieloide o SM secundario).
Los sitios más frecuentemente comprometidos son piel y partes blandas, ganglios linfáticos, mama y tracto digestivo.
Las principales patologías que representan un desafío diagnóstico son: linfoma difuso de células grandes B, linfoma de Burkitt o linfoma linfoblástico, tumores sólidos como sarcoma de Ewing, timoma u oat cell, debido a similitudes morfológicas que pueden presentar en la microscopia óptica(2,4).
Su identificación representa un reto, ya que existe alta incidencia de diagnósticos erróneos.
El objetivo de esta presentación de casos es tener en cuenta al SM como diagnóstico diferencial en pacientes con masa mediastinal, ya que su identificación precoz y el tratamiento oportuno se traducen en mejores resultados.