Resumen

La enfermedad por COVID-19 también ocurre en niños.
El primer caso pediátrico reportado (8-3-2020) fue un paciente con leucemia linfoblástica aguda en Wuhan, China con lesiones pulmonares de rápida
progresión que requirió soporte respiratorio(1).
Los niños con enfermedad hematoncológicas podrían tener una susceptibilidad aumentada a la infección con SARS-CoV-2 debido al inmunocompromiso, por lo que es necesario evitar la transmisión intrahospitalaria y la consecuente infección de este grupo de pacientes(1).
Teniendo en cuenta la información formal e informal a la fecha recomendamos principios rectores básicos para el manejo y protección de los pacientes pediátricos y sus familias, enfocados en el profesional sanitario, al cual se sugiere una actualización  permanente de estas conductas, las cuales pueden variar según la situación epidemiológica del momento.
Recomendaciones
A. Pacientes no oncohematológicos
• Aquéllos que no requieren control imperioso posponer el control o activar modos de comunicación virtual a fin de evitar exposición del paciente y su familia.
• Los que por su enfermedad de base requieran control imprescindible, ej.: requerimiento transfusional, coordinar el horario de atención y recomendar que el paciente concurra con un solo acompañante.
B. Pacientes oncohematológicos o inmunocomprometidos (grupo muy vulnerable)(4-5)
a. Pacientes de reciente diagnóstico.
b. Paciente recibiendo quimioterapia por cualquier diagnóstico.
c. Paciente que recibe tratamiento para leucemia o linfoma.
d. Paciente que ha sido trasplantado (trasplante autólogo dentro de los dos primeros años, trasplante alogénico dentro de los tres primeros años o si se encuentra a menos de un año
de suspendida la inmunosupresión) según recomendaciones del GATMO-TC(5).
e. Pacientes recibiendo inmunoterapias incluidas CAR-T.
f. Pacientes recibiendo terapias dirigidas.
g. Pacientes con inmunodeficiencias congénitas.
h. Pacientes que se encuentren inmunocomprometidos por otra patología y que puedan ser controlados dentro de nuestra especialidad como, por ejemplo, pacientes con enfermedades reumatológicas.
Recomendaciones específicas en el paciente oncohematológico
• Paciente sin sospecha de COVID continúa el tratamiento de quimioterapia planificado.
• Paciente sospechoso (historia epidemiológica positiva o alguna manifestación clínica) depende del momento de su quimioterapia la conducta recomendada(1):
1. Inducción: previo a comenzar tratamiento de quimioterapia realizar detección de SARS CoV19 y mientras se espera resultado se puede postergar el inicio de quimioterapia de 2-7 días (período de incubación del virus). En caso de epidemiología positiva, la detección viral realizarla lo más cerca posible a los siete días del posible contagio para evitar falsos negativos.
2. Consolidación: previo al inicio de quimioterapia realizar detección viral y no demorar el tratamiento más de siete días.
3. Mantenimiento: realizar detección viral y no retrasar tratamiento más de 14 días.
• En los casos que sea posible, instaurar tratamiento con factores estimulantes de colonias con el objetivo de acortar neutropenia.
Pacientes oncohematológicos con enfermedad por COVID 19
• Si el paciente está en remisión el tratamiento para COVID es prioridad.
• Si el paciente no estuviera en remisión el tratamiento prioritario debe estar basado en lo más crítico para el niño(1).
Cirugía:
Para pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19, si la cirugía debe ser realizada, la preparación para la misma debe ser realizada en la zona exclusiva para pacientes sospechosos/positivos COVID-19 y el trasporte a quirófano debe ser realizado  por canal exclusivo designado a tal fin. Se deberán seguir de manera estricta las pautas de control de
infecciones durante la anestesia y cirugía con una apropiada desinfección del quirófano luego del procedimiento (6).
Radioterapia:
Se considera que el efecto de la radioterapia en el sistema inmunológico es menor que el de la quimioterapia, por lo tanto, es razonable continuar con el tratamiento radiante según el plan asignado al paciente.
Sin embargo, la quimioterapia post-radiación podría ser retrasada, lo mismo que para aquellos niños que están por comenzar su tratamiento y el mismo no sea de urgencia(6).
Pacientes trasplantados:
Se recomienda seguir las normas del GATMO-TC.