Resumen

Se presenta el caso de un paciente de 73 años de edad con diagnóstico de síndrome mielodisplásico efectuado en diciembre de 2018. Evolucionó tres meses después con bicitopenia severa y síndrome febril sin evidencia de foco infeccioso. Un nuevo estudio de médula ósea mostró cambios dishematopoyéticos en las 3 series y emperipolesis de eritrocitos en los precursores mieloides.