Resumen

Recordar al Dr. Quiroga Micheo es para mí un honor y a la vez una manera de brindarle un homenaje. Si bien lo conocía desde que era chica, porque vivíamos en el mismo edificio y sabía de su importante trayectoria profesional en el campo de la hematología, mi acercamiento profesional fue casual y muchos años después. Un día lo encontré por la calle y me comentó su decepción porque había tenido que dejar un trabajo en unos consultorios de una obra social. Nos pusimos a conversar y decidimos trabajar juntos. Es así como, con un gran entusiasmo, organizó unos consultorios de hematología donde se incorporaron al poco tiempo los Dres. Eduardo Dibar, Juan Cicco y Gonzalo Garate (P), todos compañeros de trabajo desde hacía muchos años.