Resumen

Los linfomas cutáneos (LCP) son un grupo de linfoma no Hodgkin de baja frecuencia. Para su diagnóstico es imprescindible el estudio anatomo-patológico que permite su clasificación y estadificación posterior. Los tipos más comunes de LCP en niños son los linfomas de células T maduras cutáneas (LCCT) y las enfermedades linfoproliferativas CD30+. El pronóstico depende del estadío de la enfermedad al diagnóstico, grado de afectación de la piel y presencia o ausencia de enfermedad extracutánea. Las terapias dirigidas a la piel se recomiendan para los pacientes con enfermedad localizada. Se describen cuatro casos clínicos pediátricos y una revisión de la literatura actualizada.