Resumen

En ocasión de la Asamblea del 16 de diciembre del 2016 además de presentar la Memoria de todas las actividades realizadas y el Balance Contable, decidimos reflexionar sobre el estado actual de la SAH, mediante un análisis FODA considerando las amenazas, oportunidades, debilidades y fortalezas.
Si bien en estos análisis las amenazas suelen reconocerse como externas, consideramos que también existen verdaderas amenazas internas que podrían incluir las siguientes:
• Que el hematólogo pierda la actividad de laboratorio y microscopía.
• Que decaiga la participación de las nuevas generaciones de hematólogos en la SAH.
• Que la actividad científica de la Sociedad quede sesgada por los intereses de la industria.
• Que dichos intereses influencien las decisiones terapéuticas individuales de los hematólogos, con fines
espurios.
Frente a dichas amenazas, creemos que nuestras oportunidades podrían ser:
• Trasmitir que la microscopía constituye una actividad inherente al quehacer del hematólogo y una herramienta diagnóstica fundamental.
• Utilizar al máximo las oportunidades que ofrece la Sala de Microscopía.
• Motivar a los jóvenes para su participación activa. Convocarlos sistemáticamente a integrar y cumplir un rol definido en cada una de las actividades de nuestra Sociedad. 
• Mantener una relación de mutua colaboración con la industria farmacéutica, ofreciendo el asesoramiento de los líderes de opinión.
• Instalar la discusión entre los hematólogos sobre aspectos éticos de la relación con la industria.
• Seguir posicionándonos como la entidad referente sobre los temas de la especialidad tanto ante los organismos gubernamentales, las entidades intermedias, los medios de comunicación y el público en general.


Analizamos las que entendemos como debilidades de nuestra Sociedad:
• Aún no sabemos cuántos hematólogos desarrollan su actividad fuera de la SAH, y su distribución
dentro del país.
• No tenemos en claro las necesidades regionales de hematólogos generales, hematólogos pediátricos
y/o hematólogos especializados.
• Al no conocer esas necesidades, no armonizamos las mismas con la actividad docente.
• Aún tenemos pendiente definir los estándares para la certificación de los servicios y su categorización
según complejidad.


Frente a esas debilidades, nuestras fortalezas son:
• Somos una única Sociedad, que nuclea a la inmensa mayoría de la comunidad hematológica.
• Tenemos objetivos claros, los cuales han perdurado y se han consolidado en el tiempo.
• Apuntamos a mantener un nivel científico cada vez más alto, ofreciendo herramientas de actualización continua.
• Contamos con una carrera con más de 40 años de trayectoria, con docentes prestigiosos en los diversos tópicos, la cual probablemente constituye el principal curso de formación de la especialidad en el país y en varios países de la región.
• Desde hace dos décadas contribuimos a la formación de enfermería especializada, entendiendo que ello constituye un déficit que padece todo el país.
• Estamos en una situación financiera “sana”
• Somos una Sociedad de puertas abiertas y sin exclusiones, dispuesta a escuchar cualquier inquietud de los diversos grupos de trabajo.
• Y fundamentalmente somos “buena gente”.
Estamos convencidos de que la SAH es una construcción colectiva que requiere de la participación de todos sus socios sin exclusiones. El trabajo por hacer es intenso y requiere del aporte de todos nosotros.
Nos espera un debate franco para poder discutir, entre todos, los diversos aspectos del presente análisis.