Resumen

A fin de conocer qué algoritmos de estudio de trombofilia se aplican frente a un primer evento tromboembólico venoso, se elaboró una encuesta de la cual participaron socios de sociedades científicas (Grupo Cooperativo Latinoamericano de Hemostasis y Trombosis, Grupo Argentino de Hemostasia y Trombosis, Sociedad Uruguaya de Hematología, Sociedad Uruguaya de Medicina Interna, Unidad de Hemostasis y Trombosis del Hospital de Clínicas, Facultad de Medicina, Montevideo, Uruguay), entre marzo y abril de 2016. Se preguntó sobre la conducta en cuatro situaciones diferentes: evento no provocado en individuos <50 años (A) o >50 años (B); evento provocado en <50 años (C) o >50 años (D). Se obtuvieron 169 respuestas, procedentes de Uruguay (43,2%), Argentina (17,4%), Brasil (8,3%), Perú (6,8%), Venezuela (6,8%) y otros países (17,5%). Grupo A: 74-81% solicitan pruebas de trombofilias hereditarias (TH) y 80% anticuerpos antifosfolípidos (AAF); un porcentaje elevado solicita la variante termolábil de MTHFR (29%) y polimorfismos del PAI (15%). Grupo B: 78% solicita chequeo de cáncer y 64% AAF; un alto número solicita homocisteinemia (44%) y TH (28-36%). Grupo C: 45% solicita AAF, 41% no pide ninguna prueba, 27-36% solicita TH. Grupo D: 68% solicita chequeo de cáncer. Los resultados de la encuesta muestran la necesidad de acciones educativas, a fin de corregir la solicitud de estudios innecesarios, adaptando las Guías Internacionales a la región; ello redundará en considerables beneficios sociales y económicos.