Resumen

El sistema hematopoyético es un órgano con características particulares, con capacidad de auto-renovarse y diferenciarse, garantizando un número constante de precursores y la producción de todas las células de la sangre a lo largo de la vida de un individuo. El direccionamiento a los diferentes perfiles celulares dependerá del estímulo que genere la activación y de la expresión selectiva de receptores de superficie que permitan además la movilización de células desde la médula ósea hacia los sitios efectores. La estimulación continua de las células hematopoyéticas es un proceso que puede resultar perjudicial para éstas, siendo en parte el causal del desarrollo de enfermedades oncológicas o autoinmunes. El descubrimiento de la proteína SURVIVIN ha abierto una nueva ventana a la investigación de un potencial blanco terapéutico para la modulación de la apoptosis de estas células desreguladas.