Resumen

El uso de inhibidores irreversibles de la BTK representa un importante avance terapéutico para el tratamiento de la leucemia linfocítica crónica (LLC). El primero de la clase, ibrutinib, se utiliza actualmente para el tratamiento de la LLC, linfoma del manto (LM) y macroglobulinemia de Waldenström. Actualmente están en desarrollo numerosos inhibidores de la BTK más selectivos; uno de ellos, acalabrutinib (ACP-196), es un inhibidor irreversible de la BTK de nueva generación. Con respecto a ibrutinib ha mostrado mayor potencia de bloqueo de la enzima. Esta cualidad puede disminuir la resistencia a la droga relacionada con la inhibición incompleta de la misma que muestra su predecesor. Presenta además mayor selectividad, lo que reduce la actividad off-target ejercida sobre otras kinasas: EGFR, ITK, familia de kinasas TEC, etc., mejorando su perfil de toxicidad. Estudiado en pacientes con LLC recaída/refractaria, también está siendo evaluado en primera línea y en combinación con otras drogas. Recientemente ha sido aprobado para el tratamiento de pacientes con LM que hayan recibido al menos una línea previa de tratamiento.